La Colorada.

5.9.14 § 0

A veces le da por sentarse en la oscuridad, con los ojos abiertos. Y pensar. Pensar en las cosquillas que azotan su cuerpo al respirar. Concentrarse en unos pies cansados que no han visto suficiente mundo. Y en sus rodillas, temblorosas y firmes a la vez, como paralizadas por el miedo a romperse. La columna no encuentra su sitio y se queja, pero el cuello no responde. Se balancea de un lado a otro sin decidirse por ninguno, como si esperase una señal divina que le indique el momento correcto para echar a correr. Pero no le hace falta moverse para irse. Sus dedos, largos y flacuchos, repiquetean contra el muslo. Cuenta. 1, 2, 3, 4. Pero nunca pasa nada.

Aún tiene los ojos abiertos, en la penumbra, buscando.

What's this?

You are currently reading La Colorada. at Historias para Lucía..

meta