Y nos dieron las diez

12.8.14 § 0

El único lugar en el que no me siento perdida son estas putas escaleras. Sea por miedo, rabia, tristeza o confusión siempre vuelvo a parar aquí. Ojalá alguna vez apareciera un libro de instrucciones en lo alto, en el último escalón, que me dijera que puedo mandarlo todo a la mierda sin sentirme culpable. Que me diga que no importa, que está bien así, que puedo irme y que no pasará nada. Un cuento que me enseñe que esperar es de fracasados. Pero no existe, no hay paradoja, ni caja, ni cuento. Todo lo que escribo se evapora entre mis dedos. Ojalá que llueva. Que truene y que haga ruido, mucho ruido. Todo el que yo no pude hacerte. 

What's this?

You are currently reading Y nos dieron las diez at Historias para Lucía..

meta