Creo que.

29.4.09 § 6

Creo que me voy a la calle, a contar hipócritas.
O palomas.
O gente con cara de asco.
O parejitas asquerosamente empalagosas.
O conductodes de autobús hijos de puta.
O cigarros enteros pisados.
O guiris por Las Ramblas.
O modernillas en Tallers.
O gente inepta.
O ciegos de sí mismos.
En fin, hipócritas.

O CUALQUIER COSA QUE ODIE,
que se ve que hoy de eso hay mucho.

What's this?

You are currently reading Creo que. at Historias para Lucía..

meta

§ 6 Response to “Creo que.”

  • Julieta says:

    Hay tanta porquería dando vuelta por las calles... TANTA

  • Miguel says:

    No cuentes todo eso, se te va a terminar el dia y no vas a acabar... lamentablemente.

    Saludos!

  • Vamos que la cosa está como para invitarte hoy a un café
    jajajajaja
    Saludos!

  • eliú says:

    y bueno, qué nos queda.
    a seguir contando.

  • Ahí queda al descubierto tu hermosa alma herida, niña querida.
    En mi generación ( bastante crecidito el hombre)nos suena un tango de Discéplo..."verás que todo es mentira, verás que nada es amor, que al mundo nada le importa...yira, yira..."
    (Yira es un neologismo por la palabra italiana gira, camina)
    Discéplo es el mismo autor de "Cambalache": "El mundo fue y será una porquería, ya lo sé, en el 210 y en el 2000 también"...
    Ves?, toda alma sensible como la tuya siempre estuvo rodeada por hipócritas y alegres asesinos...pero tú eres la grantía de que todo va a cambiar en este mundo.
    Abrazo fuerte, niña, de tu amigo de la otra orilla, el REL
    Besos

  • Julieta: "Demasiadísima" abril parece que hace salir a las cucarachas de su escondite.

    Miguel: Lamentablemente no bastaría una vida, pero el mundo es así, con su belleza y también con toda su precariedad.

    La S. de Hiperión: No, no! Sería capaz de rechazar semejante proposición. Jaja.

    Eliú: Siempre queda algo, para mí, lo que se quedo en la caja de Pandora no fue la esperanza, sino la resignación.

    REL: Infinita belleza la de tus palabras. Me alagas. Mi alma herida canta al son de "Sus ojos se cerraron" del maestrísimo Gardel. Pero hay quién no se va hasta que no le olviden.
    Los hipócritas y alegres asesinos (que vienen a ser más o menos los mimos, ya que ambas cualidades suelen ir de la mano) podrán cambiar el presente, pero perdurarán más mis palabras sin remitente, que cualquier tipo de intento se usupación de la libertad de expresión.
    Muchisimos besos, amigo.